viernes, marzo 24, 2006

La creación: ¿En manos de el Destino?

Casi nunca acostumbro hablar de mí en el blog. Desde que abrí Blue Fields me propuse que escribiría con el único propósito de aportarle algo "interesante" a mis lectores, por eso muy pocas veces ocupo un post para hablar de mi vida. En la mayoría de mis publicaciones sólo me limito a contarles algo de mis proyectos (sólo a manera de introducción al tema) y, sin muchos rodeos, entro en materia. Pero hoy es diferente, me siento frustrado y quisiera compartirlo con ustedes, después de todo, tal vez alguno se sentirá identificado conmigo y así cumpla con mi objetivo de dejarles algo en que pensar.

Anoche, mientras organizaba mis archivos de la computadora, borré la carpeta donde estaba todo lo que he escrito. No soy un neófito con las computadoras (de hecho, iba a estudiar ingeniería en sistemas porque me considero diestro con ellas), no me pregunten qué sucedió, lo cierto es que sin darme cuenta borré mis archivos. Creo que todo pasó cuando mudaba archivos de una carpeta a otra y borraba las carpetas que, en teoría, estaban vacías. En fin, no vale la pena entrar en detalles, a estas alturas del juego no tiene sentido cavilar al respecto: la realidad es que quedé sin nada. Intenten imaginar mi crisis. Son las 4:00Am, estaba a punto de irme a dormir y zas sucede esto. Por un segundo me sentí desnudo, perdido y tan aturdido que pensé que moriría de un infarto por la rabia que tenía. Dolor, frustración, impotencia, rabia, una vorágine me carcomía y me dejaba totalmente indefenso.

No podía imaginarme comenzando a reescribir todo; cientos de páginas de guiones, cuentos, novelas, ensayos e ideas se fueron al infierno. Después de tener más de 9 años escribiendo, tener que arrancar desde cero es imposible. Sé que a todos nos toca en algún punto de nuestra vida comenzar de nuevo algo: una relación, un trabajo, una vida en otro país, etc. Pero para un escritor perder su obra es como un disparo en el corazón; algo parecido a morir y reencarnar en otro cuerpo donde tus recuerdos sean intangibles, en una vida donde pierdes la identidad, la memoria y todo lo que eres. Lo peor es que podría volver a escribir muchas cosas, pero nunca sería lo mismo. Al descubrir esa aterradora verdad, llegué a una de las conclusiones más espantosas sobre el arte de la creación: todo depende del Destino.

Cada noche, cada circunstancia, cada letra, cada coma, es irrepetible. Este post no sería el mismo si lo hubiese escrito 3 horas antes, así hubiera querido expresar las mismas ideas. Con esto quiero demostrarles que todo nuestro arte -música, novelas, pinturas, cine, por nombrar algunas ramas- es meramente casual. Sí, el talento es importante, como diría Borges, a la hora de escribir todo se resume en: 99% técnica y un 1% de inspiración. El problema está en que sin ese 1% de inspiración, sin esa casualidad que nos mueve a hacer algo, la técnica queda obsoleta. Una obra de arte se compone de momentos de la vida del autor, de situaciones irrepetibles que captó de alguna forma y transformó en algo único. Si revisamos la historia de los grandes artistas, la mayoría se vieron impulsados a trabajar en sus obras por mera casualidad: un sueño, una escena que vieron en algún sitio, una conversación que escucharon accidentalmente, una sensación que les produjo un sabor, una persona que tropezaron en la calle, etc. Debe ser por esto que el arte se asocia con lo divino: porque aunque el artista trabaje en una obra, siempre hay una fuerza que no comprende que lo empuja hacia ella.

Gracias a Dios (sea el Destino, la casualidad, Buda o los extraterrestres), hace poco conseguí una especie de back up que hice hace como 2 meses de mis archivos escritos. El alivio que sentí fue infinito, pero no puedo evitar sentirme mal por perder 2 meses de trabajo. En las últimas semanas me había dedicado a escribir 3 horas diarias una idea en la que había volcado todas mis esperanzas... Tal vez nunca se vuelvan a dar las condiciones para volver a escribir lo que escribí; probablemente, si las condiciones se dan y los pensamientos vuelven, no podré plasmar lo mismo que plasmé en las líneas que perdí. Mi único consuelo, además de haberlo recuperado casi todo, es que todo pasa por algo. Nunca sabré que sucedió esa noche, mucho menos si fue para bien o para mal. Lo hecho, hecho está. Aunque perdí una parte de mí, las líneas que escribí -y ahora pertenecen a la nada- me ayudaron a conocerme a mi mismo. Así no pueda recordar muchas cosas puntuales, sé que mi historia está allí, en alguna parte de mi corazón, esperando ser escrita y observándome en silencio, como a veces deberían quedarse algunas líneas que uno escribe... en silencio.

"La impotencia es la cara oculta de la creación"
Eduardo Liendo, Los platos del diablo

14 comentarios:

Enrique Gallud Jardiel dijo...

He leido tu post por casualidad y se me ha erizado el cabello. Tanta imaginación sepulatada e ida al cielo de los datos. Yo siempre confío todo al papel: en cuanto escribo, imprimo. Así, lo escrito siempre existe. Pero me solidarizo contigo.

Eduardo dijo...

Me daba rabia y frustración mientras leía que habías borrado los archivos... Ufff, eso debe ser horrible, y lo entiendo me ha pasado con cosas parecidas, "tal vez" con archivos menos importantes como trabajos y cosas así.

Menos mal que recuperaste algo, que a final de cuentas es mucho.

Por cierto, cuestión de tiempo lo de responder a las recomendaciones. Bueno, este domingo voy a salir justamente a eso, voy con una lista a ver cuales encuentro y te cuento, algunos me llamaron mucho la atención.

Con respecto al "El Túnel", lo leí por recomendación, nada de tareas escolares, ni nada de eso XD, me pareció una muy buena obra, interesante tal vez para mi, algunas de la ideas que también plasma en el libro y que no tienen referencia a la historia principal concretamente. La manera en que divagaba mientras narraba la historia me encanta y no se porqué... Me dejó un buen sabor de boca, por así decirlo, veamos que pasa con los que me recomendaste.

jo∂n w∂r dijo...

Hijoleeee, lo mismo me paso cuando llgo un virus a mi compu!, se siente bastante mal, peeero vamos, tienes el don de escribir.. y esto sin duda es un reto mas no crees?
saludos desde mejico!

Aleiex dijo...

Chancros duros luisillo, que terrible sentí al leer este post O__o pero... ahora que todo ha quedado -casi- arreglado puedo decirte: lero lero :p hehehe, nocierto n__n es pura cura.

Que bien que hayas podido recuperar una parte, ahora que la sentiste venir tan cerca... recuerda tener respaldos, respaldos, respaldos por todas partes... es más... hazte una cuenta en gmail y envia todos tus escritos cada vez XD no escatimes recursos porque la próxima vez... me voy a reir de lo lindo.

Saludillos desde Hyrule, pequeño luis-motita.

La Hija de Zeus dijo...

Bueno, pero 9 años contra 2 meses ..
La verdad todos sabemos lo importante de los backups, pero creo que casi nadie (los personales me refiero) los hace con frecuencia, casualmente yo tengo uno de hace 3 meses...

Roberto dijo...

yo hago como enrique gallud, lo imprimo todo, ya que no soy muy experto en ordenadores y ademas no me fio mucho de ellos, la era tecnologica me pilla un poco desfasado y soy de los de papel y lapicero
saludos
robert

protheus dijo...

Margaret Mitchel dice haber sufrido mucho cuando la criada echó al fuego del hogar las mil páginas de Gone With The Wind (Lo Que El Viento Se Llevó). Pero se sentó ¡y lo reescribió entero! Afirmó que se había superado.
Tim White tardó meses en reconstruir un cráneo fósil. El día que iba a mostrarlo, rodó de su mesa y se hizo polvo. Gritó, maldijo y se desesperó. Pero se sentó y lo reconstruyó de nuevo.

Adelante, amigo. Animo. eres muy joven.

Saludos.

Lycette Scott dijo...

Ay que cosa tan horrible Luis, de verdad no sabes cuánto lo siento ¿no hay alguna manera de que puedas recuperarlos? de verdad que es una pérdida muy grande, porque más a llá de que sean buenos o malos, son producto de tu esfuerzo.,..de tu amor por las letras

La Barquisimetana dijo...

Que rabia y que sensación de impotencia la que sentiste porq la verdad la transmitiste a la perfección... Me imagino la rabia que te invadió y ese sin sabor que todavia debes tener, pero si te sirve de algo, lo mejor siempre es lo que esta por venir, estoy segura que esos textos que perdiste no son definitivamente los que iban a hacer crecer tu alma o iban a dejar una huella en ti... Piensa que no existen las casualidades sino como dice un hombre muy sabio que conozco, existen las DIOSidades... Ánimo, las mejores cosas que escribiras, vienen en camino...
P.D. Que alivio que recuperaste parte del material.

Silencio dijo...

No sabes la "compasion" que senti cuando leia que habias borrado tus archivos, creeme, me ha pasado algo muy muy parecido. Me alegra tambien que hayas podido recuperarlos, aunque no en su totalidad algo es algo, bien dicen que un artista es mejor cuando hace leña de su propio tronco. Aplicalo... por lo pronto no puedo escribir mucho en mi blog, acabo de empezar la u y mi tiempo se resume a 2 horas para mi...

Silencio dijo...

jajajja... q coincidencia... los dos haciendo un comment en el mismo instante... estudio psicologia..

Loquisiux dijo...

No me imagino la impotencia que sentiste luisito, yo se lo que es perder obras y palabras tan personales que sabes que no podras recuperar de nuevo, que bien que pudiste recuperar casi todo y pues yo usaria de ahora en adelante todas las tecnicas de back up que pueda, imprimir, enviar por correo, guardar en yahoo files, guardarlo en cd's.. en donde sea..!

CUidate mucho y estamos hablando, cualquier cosa me pegas un grito.. Besos..!

Isiux.-

http:/www.isiux.com

Karen dijo...

Chin que desesperacion has de haber sentido en ese momento. Yo no escribo mucho que digamos, y tampoco me considero una poeta, aunque tenga varias libretas llenas de poemas, pero no puedo imaginarme si llegara a perder solo uno. Lo que yo intento hacer para evitar tal desastre, es imprimir lo que escribo, grabarlo en un disco y aparte tenerlo en la compu. Pero como tu dices, en veces las cosas suceden por que tienen que suceder, uno ni intentarlas entender puede ayudar la realidad. Pero no te aflijes muchacho, que ya veras que algo weno traera tal evento. saludillos

Ira dijo...

Muy poético, si, pero proporcional a la ambigüedad.
Saludos.