domingo, noviembre 18, 2007

En busca de la lectura perdida

¡Hola a todos!, después de unas largas vacaciones en el blog, estoy una vez más de vuelta. La razón es de peso: por fin, luego de más de un año dedicado en cuerpo y alma a su lectura, terminé En busca del tiempo perdido. Aunque leí la última página hace exactamente 9 días, quería tomarme una semana para reflexionar al respecto. Además, deseaba escribir mi esperado post acerca de la obra en una fecha memorable. Hoy, 18 de noviembre, se cumplen 85 años de la muerte de Marcel Proust, el autor de En busca del tiempo perdido y uno de los más grandes escritores del siglo XX.

Inicialmente pensé escribir un review, pero resumir cada una de las 7 novelas que conforman En busca del tiempo perdido sería tan abominable como reducir La Capilla Sixtina a una estampilla. Hablar de esta obra es una tarea tan titánica como lo fue para Marcel Proust el escribirla. En sus casi 4000 páginas se tocan todos los temas que un libro pudiese abarcar, los motivos van desde el amor hasta cocina. Aunque esté catalogada como una novela, es una mezcla homogénea entre ficción, autobiografía, ensayo, crónica y poesía. Su narración también es irregular, al igual que el comportamiento del centenar de personajes que la pueblan. De esta manera, la estructura de la obra, en fondo y forma, funciona como una metáfora acerca de la multiplicidad que poseen los seres humanos y la percepción que tenemos de la vida (que no es más que la suma de muchas impresiones), tema que Proust explora como ningún otro escritor.

El narrador del libro, cuyo nombre jamás llega a conocerse y es alter ego de Proust, se aboca a escribir una obra sustentada en impresiones capaces de abolir el Tiempo y conectar el presente con el pasado. Para él, el fin máximo que persigue el arte es precisamente ese: capturar -sea en un cuadro, una melodía o en una novela- un instante de Tiempo puro, una impresión capaz de repetirse una y mil veces sin perder su belleza. Una tarea relativamente fácil para la música y la pintura -2 artes que se rigen por el subconsciente-, pero terriblemente complicada para el escritor. El autor tiene la difícil tarea de desintelectualizarse y dejarse guiar únicamente por la impresión para así poder capturarla. El lector de En busca del tiempo perdido, más allá de viajar por la vida del narrador, siente cada una de las cosas que suceden en la novela. Proust consigue con sus metáforas explicar cualquier situación -por bizarra que sea- y logra que cada lector se conecte con ella y la sienta.

Si bien es cierto que en todas sus páginas Proust esboza muchísimas teorías, dichas máximas siempre van acompañadas de otras impresiones, casi escondidas bajo las metáforas. Para el autor una obra plagada de teorías es de tan mal gusto como un regalo al que se le ha dejado el precio. En busca del tiempo perdido, no tiene como fin alcanzar la última verdad, sus páginas son únicamente la suma de una gran sensibilidad para observar el mundo y una capacidad de análisis envidiable. Los personajes y situaciones de la novela tienen una profundidad espasmódica, todos son dibujados a través de capas que se degradan o contraponen; al igual que los seres humanos, la naturaleza de cada uno de los elementos que componen la obra están en un constante proceso de cambio. El libro va directo al corazón y al intelecto; sólo valiéndose de metáforas Proust logra explicar lo inexplicable y desmitifica temas tan etéreos como el amor, los celos, la psicología, los sueños, la sexualidad, la muerte y el arte.

En busca del tiempo perdido es de los pocos libro capaces de hacer reír y llorar. Después de su lectura siento una enorme nostalgia, algo parecido a lo que se experimenta cuando se deja un lugar en el que se ha vivido mucho tiempo. Entre sus páginas conseguí muchísimas respuestas y, sobre todo, preguntas que jamás me hubiese formulado y que han cambiado dramáticamente mi percepción de las cosas. Gracias a Proust aprendí a fijarme todos lo días en el cielo, a disfrutar de los pequeños detalles de la vida, a cerrar los ojos y sentir... cambió para siempre el significado de muchísimas palabras (amor, celos, arte, tiempo, impresión y placer, sólo por nombrar algunas, jamás tendrán la misma acepción para mí). Por esto y por cientos de razones imposibles de escribir, he decido comenzar una campaña en pro de la lectura de Marcel Proust. Éste es el primero de una serie de post mensuales (partiendo de que pueda escribir semanalmente acá) que tendrán como último fin que todos se animen a leer, por lo menos, Un amor para Swann, una especie de pequeña novela que se encuentra en el primer tomo de En busca del tiempo perdido. Fue esa historia la que sirvió como detonante para enamorarme de Proust y, espero, que también les sirva a los valientes que deseen adentrarse en la obra.







-> Mis 7 tomos de En busca del tiempo perdido







P.D: Mi alto pana Fred me hizo un banner que pienso colgar en el blog para que cualquiera de ustedes que desee leer alguna novela de Proust se anime a usarlo y así propagar lentamente el movimiento en pro de En busca del tiempo perdido.

14 comentarios:

Albertina Gomosita dijo...

Uffff..... y creo que me faltarian mas F.

creo que todas las personas, por no hablar solo de mi, que vivió a tu lado esta experiencia de leer En busca del tiempo perdido, sabemos todo lo que significa, significo y significara en tu vida.

como te he dicho ya muchisimas veces, siento que sin haberlo leido puedo comentarle a cualquier persona de que va la novela sin dudarlo.

y bueno creo que tu proyecto de en busca de la lectura perdida esta muy bueno y espero de verdad que logres cambiar el mundo un pokito asi como te cambio a ti. por mi parte =( espero poder terminar mi pequeña parte de Proust y mas alla de convertirlo en un heroe para mi, convertirte en mi heroe por llevarme a algo que estoy segura me dejara muchisimas cosas buenas.

creo que muchisimas cosas tendre que decirtelas en personas porq sino dejare aqui En busca del comentario perdido XD...

algo que nunca olvidare, fue una afirmacion que me hiciste una vez y se que la mantendremos por siempre es: tu vida no ha sido igual despues de Proust... esta relacion no hubiec sido lo mismo sin Proust.

Te amo niño Proust*
Kisses**
Joha***

Lycette Scott dijo...

mi queridísimo amigo, estoy feliz de tenerte de vuelta, el viernes me acordé de tí como no tienes idea, estaba comprando unos libros y ví uno de Proust...inmediatamente tuve un flashback hacia nuestras conversaciones sobre literatura.
Besos

The One dijo...

Me traumatizó un poco la torre de libros... es laaargo! hasta para mi.

Javier dijo...

Leer es una aventura, amplia los horizontes y enriquece el alma.

Que bueno que hayas disfrutado de esa lectura.

Ah por cierto yo también tenia ese wallpaper de soda en mi pc :) saludos.

benitexblog dijo...

Ya era hora!!! jejeje, toda la vida (según yo) está hecha de pequeños detalles, que a la larga crean grandes recuerdos; pero hay que saberlos apreciar, pues generalmente se pasan desapercibidos, simplemente los árboles son verdes, no observamos ni el marrón de su tronco, ni de sus ramificaciones, mucho menos los frutos (si ha de tenerlos).

Saludos después de unos meses.

PD: Me encanta tu PC o bueno, tu Powerbook. jejeje

Gerardo dijo...

Felicitaciones por la acometida. Más allá de cuánto tiempo puede llevar culminar una obra que cuadriplica el contenido del Quijote, lo importante es que lograste culminar un texto que muchos abandonan luego de poco tiempo, haciendo a un lado la posibilidad de abrirse paso al universo en el que te sumergiste y del cual aprendiste. Ha debido ser una gran experiencia, por lo que mencionas se trata de uno de esos libros que le dan un vuelco a nuestras vidas y cambian la percepción que tenemos sobre la cotidianidad. Apoyo tu iniciativa y me sumo a ella. Aún tengo un tren de obras que esperan en fila, pero en la medida en que se reduzcan anexaré a Proust. Un abrazo, cuidese.

mra0923 dijo...

me alegra que ya allas terminado de leer toda la saga completa xD. ya compre pequeña miss sunshine y como siempre me acorde de ti... espero qno pierdas de la blogosfera

la mas wonita_gabY dijo...

ehh Lusillo is back!! =) lalala.
Pues sí, yo me uno a la campaña en pro de PROUST, vaya que me han dado ganas de leerlo, por el momento tengo varios libros en stand by (culpo a la universidad, pero.. esta bien...) pero el buen Marcelo es el proximo en mi lista. TQM LUISILLOO!!! OJALA ESTES MUY MUY BIEN. MUUuuuUUUACK! =)

Eduardo dijo...

Luis, luis, luis, esa torre de libros me llama. ¡Pero el tiempo no me deja!...

Desde hace un año y más vengo escuchando sobre Proust, y nada que lo leo. Ninguna oportunidad.

Esperaré el momento indicado para comenzar con ese laaargo camino de ese libro.

Y los compraré uno por uno, porque sino... ¡JAJAJAJA!

Saludos Luis, como siempre, espero que escribas semanalmente!

BUDOKAN dijo...

Hola Luis, que placer que vuelvas a publicar algo, encima tan intersante. Siempre paso por aquí y espero un post nuevo. Aprovecho para dejarte saludos!

Xenia dijo...

Hey!

Aún recuerdo tu eterno despecho por no haber terminado el 10 de julio! Ahora dime, ¿fue mejor así?

Capturar el instante a través de las palabras..

sólo espero ver los cambios, mientras se espera más de 1000 páginas!

Hay capítulos que deben cerrarse

Tqm, Xenia!

PD: aún no empiezo con los libros porque me falta el primerooo :(! Recuerdo que alguien me dijo que me lo regalaría y en alianza! (espero que no sea para regalo de navidad jeje)

Protheus dijo...

Una amiga me comentó una vez que necesitaba de mucho tiempo perdido para poder acometer la lectura de Proust, jajaja. No olvido ese islate, por más que han pasado luengos años.
Te doy la razón: Es imposible leer a Proust sin que te cambie algo en el alma; no como un intrruptor que pasa de encendido a apagado, sino como un aroma que se filtra lentamente y hace que veas las cosas con nuevos ojos, con otro sentir.

Néstor Luis González dijo...

Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres buenos libros.

yondrix dijo...

Muy buena tu nota. Definitivamente llamo mi atención y me hizo incluir a Proust en la cola de libros pendientes. Pero lo que mas llamó mi atención fue la iniciativa "En busca de la lectura perdida". Me permitiré el atrevimiento de "tomar prestado" el baner y colocarlo en mi recién nacido blog, direccionandolo a su direccion original, por supuesto. Saludos.