domingo, noviembre 28, 2004

De la mente al papel

Creo que de las tareas mas difíciles que hay en este mundo -y lo digo sin exageración alguna- el plasmar lo que uno tiene en mente en el papel está de primera. Muchas veces en la vida de cualquier artista -sea escritor, pintor, músico- el gran problema que tiene, su mayor enemigo, es el no poder plantear todo lo que tiene en mente a su obra "real" o palpable. Es algo extremadamente frustrante -y me disculpo por usar el sufijo "-mente" ya que denota pobreza de vocabulario- el no poder escribir lo que se quiere, el no poder transmitir lo que se siente. Muchas veces el sentimiento de frustración que provoca esta sensación llega a tal punto que el artista -escritor en mi caso- se siente impotente y opta por dejar a un lado su obra y meditar. Una posible salida, también un posible camino a la nada. Ya que muchas veces el escritor se queda "pensando" y no hace nada, como bien diría un estimado compañero de vida "El camino del <<yava>> lleva a la plaza del nunca".

Así que éste, su humilde servidor, tiene que ocupar su mente en algo, debe despejarse para empezar a escribir su obra. Esto es una forma de hacerlo, compartiendo mis sentimientos con nadie -ya que este lugar no existe- o arreglando mi escritorio, intentando poner algo de orden al caos que tengo por vida. Ordenando mi sitio de trabajo espero resolver el dilema que tengo en mi mente: escribir o escribir.

Un escritor no es una simple persona; es varias, cientos, miles de ellas. Dentro de él viven cientos de historias que necesitan ser contadas, personajes que deben vivir, sentimientos que fluyen como el amor y el odio, la vida y la muerte, el bien y el mal; infinitas paradojas y dilemas yacen en la mente de quien escribe. Hoy puede ser un asesino en serie, mañana un pintor, pasado un humilde trabajador, pero siempre dentro de sus personajes hay algo, una semilla, una marca que los identifica como obras del mismo artista. Cada personaje, cada diálogo, cada instante en una novela es un momento de la vida del que escribe. Es una fantasía, una metáfora de su vida o un simple recuerdo. Lo bueno de tener ese "don" es poder librarse de los problemas en parte, cuando uno escribe se olvida de todo, vive en otro mundo, su mundo. En un lugar donde uno impone las reglas, donde se juega a ser Dios pero al igual que en la vida es un mundo donde se sufre y de disfruta. Muchas veces uno se compenetra tanto con una historia que la siente, la vive, llora con ella, rie con ella, vive por ella... Ahora sólo me queda recurrir a eso, a ver si consigo lograr una catarsis que me ayude a salir de este inmenso agujero en el cual me estoy hundiendo -concientemente- con cada segundo que pienso, con cada segundo que vivo en los recuerdos.

Después de un suspiro, un buen baño y algo de comer he decidido salir por ahí. ¿A que? A pensar, a vivir, a recordarme a mi mismo que tengo una historia por delante que escribir, un mundo por crear y un sueño que alcanzar. Algo cursi indeed, pero cierto, después de todo, escribir y ser así es mi única verdad.

4 comentarios:

toto dijo...

Tienes absolutamente toda la razon, no me veo como un artista pero en mi area tengo que plasmas ideas de forma grafica y de la manera mas sencilla posible, muchas vences las puedo narrar mejor que graficarlas, pero no puedo escribirlas, o las escribo y no las grafico o las grafico y no se como explicarlas... bueno a mi parecer las experiencias de cada individuo y su grado de madurez son lo que hacen la facilidad de explicarse bien o mal...

Aleiex dijo...

^_^ Luis del mal! tu puedes pequeñin!

NOlo dijo...

Claro que si pequeño luis, sigue asi, cada quien con sus remedios, y el tuyo es escribir, perfecto! asi de paso te compones y nos mantienes entretenidos :D

Saludos :D

Anónimo dijo...

bueno, te apoyo yo se que puedes seguir adelante, a veces llega a ser un tanto complicado, pero imposible no es.
me gusto tu post Luis es muy interesante aunque no escribi en todos pero, te felicito, ya que me haz hecho pensar en muchas cosas, y muchas gracias por dejarme entrar en tu espacio ya que ahora te conozco un poquito más Luis Alvarez, te quiero mucho bye
johanna